Comunicados de Prensa

La Unión de Trabajadores de Tránsito Público Apoya a Sanders

Bernie Sanders
NUEVA YORK — El senador estadounidense Bernie Sanders, quien vajó en el metro siendo un joven de la Ciudad de Nueva York, ha recibido el apoyo este miércoles de parte de la Unión Local 100 de Trabajadores del Transporte Público (conocida como TWU Local 100). La union local representa a 38,000 trabajadores por todo Nueva York, incluyendo a aquellos que operan y mantienen al sistema subterráneo de la Ciudad de Nueva York.

“Hermanos y hermanas, no existe duda alguna de que Nueva York necesita un cambio, las familias trabajadoras necesitan un cambio, y continuar con el sistema político que hoy tenemos no nos dará el cambio que tanto necesitamos”, dijo John Samuelson, presidente de la TWU Local 100. “TWU ha luchado por los trabajadores del transporte por décadas. A Bernie Sanders podemos verlo como un compañero porque Bernie Sanders ha luchado por los trabajadores estadounidenses su vida entera.”

“En estos momentos cuando nuestra clase media está desapareciendo, cuando estamos viendo que casi todo el nuevo ingreso y la riqueza se están yendo al uno por ciento más rico, cuando tenemos la distribución más desigual de riqueza y de ingreso de casi todos los países industrializados de La Tierra, John está en lo correcto: es demasiado tarde para continuar con la política de siempre”, dijo Sanders.

Sanders recalcó su Plan para la Reconstrucción Estadounidense que invertirá $1 billón en reconstruir tanto nuestra desmoronada infraestructura como nuestros dilapidados sistemas de transporte público durante los próximos cinco años. El candidato a la presidencia por el Partido Demócrata también prometió garantizar que los sistemas de transporte público reciban la flexibilidad que necesitan para usar dicho fondeo federal para cubrir el costo de sus operaciones.

Sanders dijo también que luchará para promulgar la Ley de Democracia Laboral y expandirá los derechos de negociación colectiva. Este proyecto de ley, el cual Sanders presentó el año pasado, facilitará el camino para que los trabajadores puedan unirse a sindicatos al permitir que la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo certifique a un sindicato si una mayoría sencilla de empleados elegibles firman tarjetas válidas de autorización. El plan de Sanders también requiere que las compañías inicien negociaciones dentro de los primeros 10 días de completar una certificación. Si un contrato inicial no es alcanzado después de 90 días, cualquiera de los dos agentes responsables puede solicitar mediación obligatoria. Después de 30 días de mediación, las partes dejarán el resto de las cuestiones en manos del arbitraje obligatorio.

“Millones de estadounidenses que quieren unirse a sindicatos no pueden hacerlo debido a la conducta coercitiva y muchas veces ilegal de sus empleadores”, dijo Sanders. “Los beneficios de unirse a un sindicato son claros: salarios más altos, mejores prestaciones, y una jubilación más segura. Si queremos seriamente reducir la desigualdad de riqueza e ingreso y reconstruir a nuestra clase media, debemos incrementar sustancialmente el número de empleos sindicalizados en nuestro país.”