Comunicados de Prensa

Sanders Critica el Apoyo de Clinton a Acuerdos Comerciales que Matan Empleos

LANSING, Mich. — El senador Bernie Sanders dijo este jueves que las políticas de comercio estadounidenses, apoyadas por Hillary Clinton, han devastado la economía de Michigan y han conducido a la desaparición de las industrias de manufactura automotriz y muchas otras.

“Una campaña no se trata de lo que dijiste ayer. Se trata de lo que has defendido durante toda tu carrera. En una de las cuestiones más importantes que afectan a la clase trabajadora, la secretaria Hillary Clinton y yo tenemos muy distintos puntos de vista”, dijo Sanders. “Ella ha actuado de forma muy, muy equivocada y millones de familias a lo largo y ancho del país han sufrido por ello”.

Sanders se opuso a — y Clinton respaldó — los tratados de comercio que contribuyeron a la pérdida de casi 60,000 fábricas y aproximadamente 5 millones de empleos en el sector manufacturero durante los últimos 15 años. Ella respaldó — y Sanders se opuso — al Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Ella respaldó — y Sanders se opuso a — las Relaciones Comerciales Normales y Permanentes con China. Ella también recientemente se jactó del importante papel que desempeñó como secretaria de Estado intermediando en el acuerdo económico con Corea del Sur, el cual incrementó el déficit comercial estadounidense y dañó las exportaciones automotrices de Michigan.

Actualmente, Sanders está liderando la oposición en el Congreso a la propuesta del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, al que Clinton ha llamado “el estándar de oro en tratados de comercio”. Y aunque ella ha cambiado de posturas recientemente, Sanders hizo énfasis en el hecho que Thomas Donohue, el dirigente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, predijo que ella dará una media-vuelta más y apoyará el acuerdo respaldado por la facción mercantil si ella gana la Casa Blanca.

Michigan ha sufrido graves y muy particulares daños a causa de estas fallidas políticas de comercio, que han propiciado la pérdida de 33 por ciento de los empleos de manufactura en el estado durante los últimos 15 años. Detroit, que llegó a ser la ciudad más rica per cápita en Estados Unidos durante los años 60s, es hoy la más pobre. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte por sí solo llevó a la pérdida de 43,000 empleos en Michigan. Las Relaciones Comerciales Normales y Permanentes con China dejaron a 80,000 trabajadores más en Michigan sin trabajo.

Ninguna ciudad en Estados Unidos ha sido más devastada por el desenfrenado libre comercio que Flint, Michigan. Desde 1978, General Motors ha eliminado más de 72,000 empleos en Flint y ha trasladado múltiples fábricas a México. “El comercio libre y sin regulación convirtió a una ciudad con una clase media próspera — donde los residentes podían tener un hogar, criar una familia, y jubilarse con seguridad — en un lugar donde los buenos empleos son escasos y la pobreza extrema abunda”, expresó Sanders. Hoy, una cuarta parte de los residentes de Flint tienen un ingreso anual de menos de $15,000 y 65 por ciento de los niños viven en pobreza.

“Todos comprenden de qué se tratan estos devastadores acuerdos comerciales. Los resultados son claros. Pueden ver a Detroit. Vean a Flint. Nuestras políticas comerciales han fallado”, dijo Sanders. “La verdad es que estos tratados de comercio han sido una calamidad para las familias trabajadoras en este país y sólo han beneficiado a los jefes ejecutivos de corporaciones gigantescas”.

Junto a Sanders durante la conferencia de prensa estuvieron Larry Cohen, ex-presidente y consejero principal en asuntos laborales de la Unión de Trabajadores de Comunicaciones de América; Kevin Mack, integrante de la mesa directiva de la Fraternidad Internacional de Trabajadores Eléctricos (IBEW, por sus siglas en inglés) Local 58; y Kim Ward, ex-empleada de American Axle e integrante de la Trabajadores Automotrices Unidos (UAW, ídem). “Yo amaba mi trabajo. Podía proveerle a mi familia y darles un hogar”, dijo Ward. “Teníamos prosperidad. Criamos juntos nuestra familia”. Y entonces la compañía quiso recortar salarios y prestaciones a la mitad. Los trabajadores se fueron a huelga pero eventualmente hicieron concesiones. Aún así, la compañía trasladó la planta a México. “Muchas vidas fueron destrozadas por lo sucedido y eso no es justo”, ella dijo.