Cuestiones

Acabando con la Crisis Humanitaria en Puerto Rico

“En estos momentos en Puerto Rico, el gobierno está enfrentando una cantidad insostenible de deuda. En vez de reestructurar esa deuda de manera que se proteja al pueblo puertorriqueño, un pequeño grupo de multimillonarios que manejan fondos de cobertura, están exigiendo la aplicación de políticas extremadamente austeras que mermarían los servicios públicos, propiciarían el despido de maestros y forzarían el cierre de muchas escuelas. Es inaceptable que estos inversionistas de Wall Street se vean beneficiados ante el sufrimiento y la miseria de los puertorriqueños. Estos acreedores deben ser forzados a negociar un plan de pago a esta deuda que sea justo para ambas partes — el pueblo de Puerto Rico merece nuestro completo apoyo.”— Bernie Sanders

Bernie está comprometido a enfrentar los retos sin precedentes que afectan a nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico, y él se ha puesto en contacto con muchos líderes políticos, cívicos y comunitarios tanto de la isla como del territorio continental de Estados Unidos. Estas conversaciones le han dejado un entendimiento profundo de lo que los puertorriqueños necesitan que haga el próximo presidente de Estados Unidos, y de cómo abordar la crisis económica de una forma que sea eficaz y comprensiva hacia las necesidades de los puertorriqueños. El plan de Bernie edificará sobre su agenda de progreso para Estados Unidos, y se enfocará en fortalecer a las familias de la clase media y trabajadora en Puerto Rico.

RESOLVIENDO LA CRISIS DE LA DEUDA

“Cuando la gente está sufriendo y está dolida, no se les debe apretar aún más. No debemos permitir que el presupuesto de Puerto Rico sea balanceado sobre la espalda de las personas más vulnerables — las familias trabajadoras, los veteranos, los ancianos, los niños y los pobres. No sólo es moralmente irresponsable, es también económicamente insostenible.”— Bernie Sanders

La crisis de la deuda en Puerto Rico y las duras medidas de austeridad que han sido impuestas están haciendo que una situación de por sí difícil sea aún peor. Hoy, más de 45 por ciento de los puertorriqueños están viviendo en la pobreza, y la tasa de pobreza infantil es un preocupante 65 por ciento. Mientras tanto, la cifra oficial de desempleo es del 12.5% — más del doble del promedio nacional — y el desempleo real es mucho más alto aún. No debe sorprendernos que aproximadamente 84,000 personas han abandonado la isla durante el último año, y más de 1,000 se están mudando a Florida cada semana. La crisis no sólo está causando sufrimiento y desesperación para los puertorriqueños en la isla, sino también está impactando a sus familias en la parte continental estadounidense. La situación se saldrá completamente de nuestro control si no implementamos un plan adecuado.

Bernie está luchando por la justicia económica en Puerto Rico:

Bernie comprende que la insostenible deuda de Puerto Rico provienen directamente de las políticas de austeridad y de la avaricia de las gigantescas instituciones financieras. Bernie luchará para garantizar que Puerto Rico pueda reconstruir su economía, crear empleos que paguen dignamente, y expandir su base tributaria así:

DÁNDOLE EL PODER AL PUEBLO PUERTORRIQUEÑO DE DECIDIR SU DESTINO

Como presidente, Bernie luchará por un referéndum aprobativo y vinculante, sancionado por el Congreso estadounidense a través del cual los puertorriqueños puedan decidir si quieren convertirse en un estado, un país independiente, o reformar el presente acuerdo de Mancomunidad. Ésta es una cuestión que debe ser decidida por el pueblo puertorriqueño.

ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE LIMPIOS

Bernie sabe que debemos realizar una transición decisiva para dejar de usar combustibles fósiles y enfocarnos en la producción de fuentes de energía eficaces y sustentables. Puerto Rico ha sido bendecido con abundantes recursos solares y eólicos, y tiene un gran potencial para expandir su energía geotérmica y de biomasa. La isla también está excelentemente posicionada para desarrollar tecnología de punta en el uso de energía renovable marina e hidrocinética, así como energía oceánica termal. Sin embargo, 99 por ciento de la mezcla energética de Puerto Rico proviene actualmente de petróleo importado que es extraordinariamente costoso para los puertorriqueños y devastador para el medio ambiente.

Bernie ha presentado diversos proyectos legislativos que ayudarán a que Puerto Rico logre la transición hacia un futuro de energía limpia. Él expandiría y haría permanentes los incentivos tributarios para la energía renovable, y su plan ambiental cobraría impuestos sobre las emisiones de carbono y utilizaría ese ingreso para realizar inversiones significativas en energía eólica, fotovoltaica y geotérmica. Su Ley de Reconstrucción Estadounidense ayudará a modernizar el obsoleto sistema de suministro eléctrico para ponerle fin a los constantes apagones y facilitar la integración de nuevas instalaciones fotovoltaicas y eólicas. Actualizar el sistema energético de Puerto Rico es también críticamente importante en términos de enfrentar la crisis crediticia de la isla, ya que la porción más grande de la deuda — más de $9 mil millones — se le debe a la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico.

La Ley de Protección y Justicia Ambiental de Bernie hace un llamado a darle fin a la polución tóxica proveniente de incineradores, cerrando vacíos legales que tratan a la basura como “combustible” en vez de “desechos sólidos”. Esto es de particular importancia con respecto a la propuesta construcción de un incinerador municipal de desechos sólidos que quemaría 2,100 toneladas por día en la municipalidad costera de Arecibo, al norte de la isla.

Bernie también garantizaría que se observen las leyes ambientales y de salud pública. El Canal Martín Peña en el centro de San Juan está gravemente contaminado, con contenido fecal que es 60 veces mayor al permitido por los estándares de calidad del agua de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). La contaminación ha causado una enorme cantidad de enfermedad y de angustia en una zona densamente poblada — habiendo entre 26,000 y 30,000 residentes afectados por el acueducto urbano en una zona donde vive la mayoría de la clase trabajadora de San Juan.

VIEQUES

Como presidente, Bernie pondrá particular atención a las imperiosas necesidades en Vieques, incluyendo el saneamiento ambiental, la elevación de la calidad de vida y salud en la isla, y el mejoramiento del desarrollo socioeconómico. Las alarmantes tasas de cáncer y otras serias condiciones de salud en Vieques — muy posiblemente vinculadas al ahora clausurado campo de bombardeo de la naval estadounidense — deben ser abordadas y el daño ambiental causado por dicho campo debe ser completamente remediado. Como una de las municipalidades más pobres de Puerto Rico, Vieques debe tener acceso a las mismas oportunidades de desarrollo económico que hoy son disponibles al resto de Puerto Rico.

EDUCACIÓN

Es contraproducente a los intereses de nuestro país y a nuestro futuro que la brillante juventud puertorriqueña no pueda pagarse la universidad, y que la mayoría de los que sí pueden perseguir una educación superior terminan la escuela con una montaña de deuda que los aflige por décadas. Ese miope camino al futuro debe terminar.

Como presidente, Bernie Sanders luchará para garantizar que todos los estadounidenses que estudien arduamente en la escuela puedan ir a la universidad sin tener que hundirse en deudas, sin importar cuánto dinero ganen sus padres.

Bernie ha luchado por mucho tiempo por lograr acceso asequible a la educación superior:

El plan de Universidad Para Todos de Bernie lograría:

CUIDADO DE LA SALUD

Bernie sabe que el acceso a la atención médica es un derecho, no un privilegio. Como presidente, él luchará por un sistema de Medicare Para Todos con pagador único que le dé cobertura a todas nuestras familias y que se aplique por igual tanto en nuestros estados como en nuestros territorios, incluyendo a Puerto Rico.