Cuestiones

La lucha por la equidad LGBT

El senador Sanders ha apoyado por décadas los derechos LGBT. En 1983, durante su primer término como alcalde de Burlington, el senador Sanders apoyó el primer Desfile por el Orgullo Gay en la historia de la ciudad. Poco tiempo después firmó una ordenanza que prohibió la discriminación habitacional en esa comunidad.

Al servir en la Cámara de Representantes, durante sus años como congresista, él votó en contra de la ley “Don’t Ask, Don’t Tell” en 1993 y la infame Ley de la Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés) en 1996. El senador Sanders celebró los históricos dictámenes de la Suprema Corte en 2013 y 2015 que revocaron DOMA y reconocieron el matrimonio gay como un derecho en todos los 50 estados, y le llamó a dichos dictámenes “una victoria para las parejas del mismo sexo a lo largo del país y para todos aquellos que buscamos otorgarle derechos iguales a todos nuestros ciudadanos”.

Estados Unidos ha logrado un extraordinario progreso en los derechos LGBT en una cantidad de tiempo relativamente corta, pero aún nos queda mucho trabajo por hacer.

En varios estados aún es legal despedir a un empleado por ser gay. Es legal negarle vivienda a una persona por ser transgénero. Eso es inaceptable y debe cambiar. Debemos ponerle fin a la discriminación en todas sus formas.

El senador Sanders es ahora co-patrocinador de la Ley por la Igualdad, que busca expandir la Ley de Derechos Civiles de 1964 y otras leyes anti-discriminatorias a través de la inclusión de protecciones dirigidas a la orientación sexual y la identidad de género. Él ha apoyado consistentemente leyes que garanticen el tratamiento igualitario de los ciudadanos LGBT y tiene una calificación vitalicia perfecta de parte de la Campaña por los Derechos Humanos.

Como presidente, el senador Sanders:

  1. Firmará la Ley por la Igualdad, la Ley por una Familia para Cada Niño, y cualquier otro proyecto de ley que prohíba la discriminación contra personas LGBT.
  2. Trabajará con el Departamento de Salud y Servicios Humanos para asegurarse que los estadounidenses LGBT tengan acceso a seguros médicos completos que provean cobertura apropiada y que no teman sufrir discriminaciones o maltratos de parte de los proveedores de salud.
  3. Continuará el gran trabajo del Enviado Especial para derechos LGBT del Departamento de Estado y se asegurará que Estados Unidos continúe ayudando en la protección de los derechos de las personas LGBT alrededor del mundo.
  4. Promoverá políticas que aseguren que todos los estudiantes puedan asistir a la escuela sin temor al acoso, así como políticas que se enfoquen en la reducción de suicidios.
  5. Requerirá que las fuerzas policiales adopten normas que aseguren interacciones más justas con personas transgénero, especialmente con mujeres transgénero de color quienes a menudo son blanco de los abusos policiales, e instituirá programas de entrenamiento para promover el cumplimiento de prácticas policiales justas.
  6. Prohibirá la discriminación contra las personas LGBT por parte de acreedores y bancos para que estas personas no sean injustamente negadas hipotecas, líneas de crédito, o préstamos estudiantiles.
  7. Vetará cualquier legislación que pretenda “proteger” la libertad religiosa a expensas de los derechos de otros.