Donar

Reinvertir en educación pública y en maestros

Hoy, más de sesenta años después de la histórica decisión de Brown v. Board of Education que puso fin a la segregación legal en nuestras escuelas públicas, y cincuenta años después de que el presidente Johnson firmó la ley llamada Elementary and Secondary Education Act (La Ley de Educación Primaria y Secundaria), los estudiantes pobres y minoritarios aún no pueden recibir la misma educación que sus compañeros más ricos, y frecuentemente de piel blanca. Esto no solo es injusto e inmoral, sino que pone en peligro a nuestra democracia.

Me postulo para la presidencia para restaurar la promesa de que todos los niños, independientemente de sus orígenes, tengan derecho a una educación pública de alta calidad.

La creciente desigualdad es tanto la causa como el efecto del sistema de escuelas públicas de nuestra nación, que desesperadamente están sin fondos. Muchas escuelas públicas están severamente segregadas en algunas partes del país, peor que antes de la decisión de Brown. Con los fondos para escuelas públicas en fuerte descenso, los estudiantes en áreas de bajos ingresos se ven obligados a aprender en edificios decrépitos y a tener que soportar altas tasas de rotación de maestros. Los maestros de escuelas públicas reciben mal paga y carecen de recursos críticos, y sus experiencias profesionales están siendo dañadas por los altos requisitos de pruebas que agotan los recursos y destruyen la alegría de aprender.

Mientras tanto, las escuelas privadas, ricas en recursos, gastan decenas de miles de dólares más por niño que las escuelas públicas. Son predominantemente blancas o están intencionalmente diversificadas, y disfrutan de lo mejor que el dinero puede comprar, desde instalaciones modernas hasta maestros bien pagados y altamente calificados.

Con los vastos desafíos que enfrenta nuestro sistema educativo, los filántropos multimillonarios y los banqueros de Wall Street, y los gerentes de fondos de cobertura, están intentando privatizar nuestro sistema educativo bajo el lema de “elección de escuela.” Están atacando a los sindicatos de maestros y a las escuelas públicas menospreciadas, al mismo tiempo que promocionan vales y escuelas autónomas, que extraen mucho dinero de los contribuyentes que quitan recursos para las escuelas públicas.